Síntomas y complicaciones de la insuficiencia venosa crónica

Puedes pensar que las varices son una mera molestia cosmética, pero tus varices podrían ser un síntoma de una enfermedad venosa más grave. Si tienes venas hinchadas en las piernas o una sensación de pesadez y dolor en las piernas, no ignores estos signos. Podrían ser síntomas de insuficiencia venosa crónica. Un especialista vascular puede determinar si estás en riesgo de padecer esta condición. Si tienes insuficiencia venosa crónica, hacer un tratamiento puede ayudarte a aliviar sus síntomas y también prevenir complicaciones.

¿Qué es la insuficiencia venosa crónica?

La insuficiencia venosa crónica es una condición vascular que afecta las piernas. Las venas de su cuerpo están conformadas con una serie de válvulas que mantienen la sangre fluyendo en la dirección correcta. A veces, es posible que estas válvulas no funcionen correctamente. Si las válvulas de las venas de las piernas no funcionan bien, la sangre puede fluir hacia atrás y acumularse en las piernas. Con el tiempo, esto puede provocar hinchazón, decoloración y llagas abiertas llamadas úlceras venosas de las piernas, que pueden infectarse.

La insuficiencia venosa crónica se confunde a menudo con las varices. Es cierto que muchas personas con insuficiencia venosa crónica tienen varices visibles en sus piernas. Pero no todos los que tienen varices desarrollan una insuficiencia venosa crónica. Si le preocupan sus varices, un especialista vascular puede realizar pruebas para comprobar la insuficiencia venosa crónica.

Síntomas de insuficiencia venosa crónica

Uno de los primeros síntomas de la insuficiencia venosa crónica son las varices. Estas venas aparecen típicamente en la parte inferior de las piernas. Los síntomas de las venas varicosas pueden incluir:

  • Venas de color azul oscuro o púrpura
  • Venas retorcidas o abultadas
  • Piernas doloridas, dolorosas

A medida que la insuficiencia venosa crónica progresa, los pacientes también pueden experimentar los siguientes síntomas en sus piernas:

  • Sensación de dolor
  • Pesadez
  • Picazón
  • Moretones
  • Hinchazón
  • Piel marrón
  • Eczema
  • Ulceras

En sus últimas etapas, la insuficiencia venosa crónica suele provocar cambios en la textura de la piel. La parte inferior de las piernas puede tener un aspecto ampollado o escamoso. También puede tener llagas abiertas que sangran o lloran.

Los primeros síntomas de la insuficiencia venosa crónica, como el dolor de piernas, pueden no parecer graves. Si no se trata, la condición puede progresar. Pueden surgir serias complicaciones por la insuficiencia venosa crónica no tratada.

Complicaciones de la insuficiencia venosa crónica

Úlceras venosas

La mala circulación en las piernas puede causar que se desarrollen úlceras. Estas úlceras pueden ser dolorosas y de lenta curación. Incluso con tratamiento, puede tomar meses para que una úlcera desaparezca. Si no se mantienen limpias durante el proceso de curación, estas úlceras pueden infectarse rápidamente.

Si una úlcera venosa se infecta, el médico puede necesitar desbridar la herida para eliminar el tejido infectado. También puede necesitar tomar antibióticos por vía oral. Las úlceras infectadas deben tratarse de inmediato. Una infección no tratada puede requerir cirugía. Sin embargo, el tratamiento rápido puede resolver la infección y prevenir complicaciones posteriores.

Coágulos de sangre

La reducción del flujo sanguíneo en las piernas también puede desencadenar la formación de coágulos de sangre. La insuficiencia venosa crónica a veces está relacionada con la trombosis venosa profunda (TVP). La TVP se desarrolla cuando se forma un coágulo de sangre en una de las venas profundas de las piernas. Estos coágulos pueden bloquear el flujo sanguíneo hacia la pierna y, en algunos casos, pueden causar una embolia pulmonar. Las embolias pulmonares pueden ocurrir cuando parte de un coágulo de sangre en la pierna se desprende y viaja a los pulmones. El coágulo puede entonces bloquear las arterias de los pulmones e impedir que se obtenga suficiente oxígeno. Las embolias pulmonares pueden ser mortales. Los síntomas de la embolia pulmonar incluyen toser sangre, sentir dolor o molestias en el pecho, experimentar falta de aliento, y tener baja presión sanguínea y un elevado ritmo cardíaco. Si sospecha que hay una embolia pulmonar, llame a las emergencias de su localidad inmediatamente.

Sangrado

Los problemas de circulación pueden afectar a su capacidad para curarse de las lesiones. Si tiene insuficiencia venosa crónica y se lesiona la pierna, puede sangrar mucho. Puede ser necesario un cuidado inmediato para detener esta hemorragia. La pérdida de sangre incontrolada a veces puede poner en peligro la vida.

Algunas personas con insuficiencia venosa crónica pueden sangrar espontáneamente. Esto puede ocurrir debido a una úlcera venosa o a una hemorragia venosa. Cualquier hemorragia inexplicable o intensa debe ser comunicada a un médico de inmediato.

Comprendiendo sus opciones de tratamiento

Los síntomas de la insuficiencia venosa crónica suelen ser dolorosos. Pueden limitar su capacidad para mantenerse al día con su trabajo u otras actividades diarias. La condición también puede conducir a peligrosas complicaciones de salud. Pero el tratamiento temprano puede ayudar a mantener sus venas saludables durante el mayor tiempo posible.

Si se le diagnostica insuficiencia venosa crónica, tiene varias opciones de tratamiento. Algunos tratamientos para la insuficiencia venosa crónica implican cambios en el estilo de vida. Otros pueden requerir procedimientos mínimamente invasivos o tratamientos más extensos para resolver las úlceras venosas u otras complicaciones. Un especialista vascular puede ayudarle a desarrollar una estrategia de tratamiento que satisfaga sus necesidades.

Tratamientos no invasivos

Los tratamientos no invasivos pueden ayudar a hacerte sentir más cómodo. También pueden ayudar a evitar que su condición empeore. Muchos tratamientos no invasivos se centran en el control de los síntomas y la reducción del dolor. Su médico puede sugerirle que:

  • Eleve sus piernas levantando los pies
  • Usar medias de compresión
  • Hacer ejercicio regularmente
  • Mantener un peso saludable
  • Evite estar sentado o parado por largos períodos

Es esencial que las personas con insuficiencia venosa crónica mantengan una buena higiene y cuiden la piel de sus piernas. Si experimenta escamas, picazón o descamación en la piel, su médico puede recomendarle cremas tópicas especiales para aliviar estos síntomas. Su médico también le dirá cómo cuidar las úlceras venosas para promover la curación y prevenir la infección.

Tratamientos mínimamente invasivos

Sin embargo, si los tratamientos no invasivos no proporcionan suficiente alivio, el médico puede recomendar un procedimiento mínimamente invasivo para mejorar el flujo de sangre a las piernas.

Estos tratamientos mínimamente invasivos pueden realizarse en un entorno ambulatorio:

  • Ablación venosa por radiofrecuencia
  • Terapia de láser endovenoso
  • Escleroterapia

Estos procedimientos funcionan para abordar la causa subyacente de la insuficiencia venosa crónica: el mal funcionamiento de las válvulas en las venas. Estos tratamientos cierran las venas afectadas, haciendo que se encojan y desaparezcan. El flujo sanguíneo se redirige entonces a las venas sanas.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*