Qué causa las varices y quienes son propensos a desarrollarlas?

Antes de poder entender la causa de las varices y quienes son propensos, primero debemos entender a las venas y su función. Por lo que haremos un breve repaso!

¿Qué son las venas y cuál es su función?

Las venas son vasos sanguíneos que devuelven la sangre de todos los órganos del cuerpo hacia el corazón.

Cuando los diferentes órganos utilizan el oxígeno de la sangre para realizar sus funciones, estos liberan en las venas toda la sangre usada y que contiene productos de desecho (como el dióxido de carbono por ejemplo). La sangre en las venas se transporta entonces al corazón y se devuelve a los pulmones, donde se libera el dióxido de carbono de desecho y la sangre carga más oxígeno para que luego las arterias lo lleven al resto del cuerpo.

Las venas también actúan como almacenamiento de sangre no utilizada. Cuando el cuerpo está en reposo, sólo circula una parte de la sangre disponible en el cuerpo. El resto de la sangre permanece inactiva en las venas y entra en circulación activa, cuando el cuerpo se vuelve más activo y necesita de sangre adicional para transportar oxígeno a todo el cuerpo.

Esta capacidad de almacenamiento se debe a la elasticidad (flexibilidad para expandirse) de las paredes de las venas.

Las venas tienen diferentes tamaños que dependen de su ubicación y función. Las venas más grandes están en el centro del cuerpo; éstas recogen la sangre de todas las demás venas más pequeñas y la canalizan hacia el corazón. Las ramas de estas grandes venas se hacen cada vez más pequeñas a medida que se alejan del centro del cuerpo. Las venas más cercanas a la superficie de la piel se llaman venas superficiales.

Las venas que son más profundas y están más cerca del centro del cuerpo se llaman venas profundas. También hay otras venas que conectan las venas superficiales con las venas profundas, y éstas se llaman venas perforantes.

¿Qué son las varices y las arañas vasculares?

Las venas pueden abultarse con charcos de sangre cuando no pueden hacer circular la sangre adecuadamente. Estas venas visibles y abultadas, llamadas varices, son más comunes en las piernas y los muslos, pero pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo.

Las grandes venas varicosas pueden ser visibles, abultadas, palpables (se pueden sentir al tocarlas), largas y dilatadas (más de 4 milímetros de diámetro).

¿Quiénes son propensos a tener varices y arañas vasculares?

Las varices y las arañas vasculares pueden aparecer en hombres o mujeres de cualquier edad, pero afectan con mayor frecuencia a las mujeres en edad fértil y a las personas mayores. Las varices son muy comunes. Algunas estimaciones sugieren que alrededor del 10% al 15% de los hombres y la mayoría de las mujeres mayores tienen varices o arañas vasculares.

Los antecedentes familiares de varices y la edad avanzada, aumentan la tendencia a desarrollar varices y arañas vasculares.

 

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Un estilo de vida sedentario
  • Aumento de peso
  • Estar de pie por tiempo prolongado
  • Embarazo.

 

 

¿Qué causa las varices y las arañas vasculares?

Las causas de las varices y las arañas vasculares aún no se comprende del todo. En algunos casos, la ausencia o debilidad de las válvulas en las venas puede causar una mala circulación venosa (flujo de sangre en las venas) y conducir a las varices. Las válvulas dentro de las venas normalmente actúan para asegurar que la sangre en las venas no fluya en dirección contraria (retrógrada), alejándose de las grandes venas (profundas) y del corazón. Se encuentran principalmente en las venas perforantes y en algunas venas profundas.

En otros casos, las paredes venosas débiles son la causa de la acumulación de sangre. Las paredes de los vasos sanguíneos pueden volverse más débiles y menos competentes de lo normal, lo que hace que el volumen de sangre en las venas aumente, dando lugar así a las varices.

Con menos frecuencia, las venas varicosas tienen como causa enfermedades como:

  • flebitis (inflamación de las venas),
  • coágulos de sangre o cualquier obstrucción al flujo sanguíneo en las venas, o
  • anormalidades congénitas de las venas.

La enfermedad venosa (enfermedad de las venas) es generalmente progresiva y puede no ser prevenida completamente. Sin embargo, en algunos casos, el uso de medias de soporte, manteniendo un peso normal y hacer ejercicio regular pueden ser beneficiosos.

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*